Razones por las que no deberías comer apurado y de pie

El ser humano come tres veces al día para mantener las fuerzas necesarias para realizar sus actividades diarias.

Pero la vida acelerada que se vive hoy en día ocasiona que las personas solo den dos comidas y que cuando lo hacen no lo hagan de la manera correcta, es decir, comen de manera apresurada y de pie, algo que muchos piensan que no tiene consecuencias graves, pero no es así.

Así que en este artículo te decimos las razones por las que no debes comer apurado y de pie, verás que es tan grave que no volverás a realizar esta práctica nunca más. ¡Atento con tu salud!

Por estas razones no debes comer apurado y de pie

Fallan las señales del cerebro

Cuando se come de pie, inconscientemente lo hacemos más rápido, y ello interfiere en la correcta comunicación entre el sistema digestivo y el cerebro. ´Cuando masticamos despacio el estómago emite señales químicas hacia el cerebro para avisar que llegó la comida y luego el cerebro responde si la persona está llena y se deja de comer´, explicó la nutricionista Sara Abu Sabbah.

Ganancia de peso

La nutricionista Sara Abu Sabbah. señaló que cuando una persona come de pie y rápido provoca que se coma más, que haya más calorías en cada ingesta y se gane peso.

LEER  Elimina los parásitos intestinales, y los depósitos de grasa con estos dos sencillos ingredientes

Indigestión

Comer parado hace que se genere dispepsia, un trastorno de la digestión que aparece después de las comidas, y cuyos síntomas más frecuentes son náuseas, pesadez y dolor de estómago, ardor y flatulencia.

Gases

Comer de pie y hablando hace que uno trague aire en cada bocado, lo que facilita que el organismo se llene de gases. ´Muchos asocian que la comida les cae mal, pero no es la comida sino la forma en que se come´, aclaró la nutricionista Sara Abu Sabbah.

Recomendaciones

La mejor posición para comer es sentada con ambas piernas apoyadas en el suelo y sin distractores como televisión, computador o revistas. Se debe masticar lento para darle tiempo al cerebro de asimilar la ingesta de alimentos y darle señal para inhibir el apetito. Es necesario, además, descansar después de comer para que el flujo de sangre se concentre en el estómago e intestino y así absorber mejor los nutrientes.

Es por eso que da tanto sueño después de almuerzo: hay una cantidad mínima de concentración de sangre que llega al cerebro porque la mayoría está trabajando en la digestión.

Así que a partir de ahora ya sabes que no debes de comer apresurado ni de pie. ¡Comparte!

error: Content is protected !!