Estos 10 hábitos están acabando con tus riñones

Nuestros riñones es uno de los órganos mas importantes en nuestro cuerpo y debemos de cuidarla de cualquier tipo de enfermedad. es la razón de que mas adelante de mencionaremos 10 hábitos que están acabando con tus riñones.

Sin embargo los riñones filtran los excesos de agua y toxinas que se producen en el organismo, además de regular componentes como el calcio o la vitamina D.

Cuando se producen fallos en este órgano, el riñón deja de filtrar la sangre, por lo que las sustancias que anteriormente se encargaba de regular, como las de desecho o el exceso de agua, comienzan a retenerse en el organismo, haciendo que tóxicos como la urea y la creatinina se acumulen en la sangre.

Estos son los 10 hábitos que deterioran nuestros riñones:

1.- Falta de sueño:

Este es uno de los peores hábitos, pues daña los riñones y otras partes de nuestro cuerpo. Es mientras dormimos que dicho organismo se repone del daño provocado durante el día. Cuando no dormimos lo suficiente, este organo tampoco se reparan los suficiente. Como resultado, estos empezarán a tener un menor rendimiento con el paso del tiempo.

2.- Tabaquismo y alcoholismo:

Como ya hemos dicho, los riñones se encargan de eliminar las toxinas en la sangre y de purificarla. Sin embargo, al consumir tabaco y alcohol, la sangre se carga con demasiadas toxinas. Esto hace que los riñones trabajen en exceso para poder mantener la sangre útil. Entonces, como cualquier otra cosa que es explotada trabajando mucho, dejan de funcionar.

3.- Cafeína:

La cafeína también es otro de los grandes enemigos de nuestros riñones. Esta sustancia está presente tanto en el casé como en muchas gaseosas. Al ingerirlas en gran cantidad, provocan deshidratación del cuerpo. Además, tiene poderosas propiedades diuréticas y hacen que este organo trabaje en exceso.

4.- Sedentarismo:

A menudos, muchos trabajos de oficina nos obligan a estar sentados todo el día sin hacer esfuerzo físico. Esto provoca un estancamiento de los riñones. Para evitar que eso suceda, realiza un poco de actividad física cada hora para restaurar la circulación sanguínea. Esto también te ayudará a evitar el cálculo renal.

LEER  Esto cura de un solo golpe riñones, páncreas y el hígado. No hay medicamento que se compare con esto.

5.- Déficit de vitamina B6:

Si queremos que el desempeño de nuestros riñones no disminuya, debemos consumir 1,3 ml de vitamina B6 diariamente. La misma la podemos hallar en las aves de corral, pescado, papas, cítricos y muchas más frutas.

6.- Ralentiza el vaciado de la vejiga:

Al retener la orina en la vejiga, podemos contraer insuficiencia renal e incontinencia, así como muchos otros. Por eso, no olvides la regla del “Tan pronto como… tan pronto…”

7.- Exceso de sodio:

La mayor fuente natural de sodio es la sal de mesa, ya sea molida o entera. Sin embargo, si abusamos de ella, los riñones no podrán regular los niveles de agua-sal del organismo. La cantidad adecuada de sodio para un adulto es de5 a 6 gramos diariamente. Si sospechas que te estas pasando de esa cantidad, redúcela cuanto antes. Al principio será extraño, pero te acostumbrarás rápidamente.

8.- Dietas extremas:

Las famosas dietas para quemar la grasa del cuerpo también tienen su contra. Uno de ellos, es que dejan al descubierto los riñones, sin ninguna protección. Esto nos afecta de dos maneras distintas. La primera manera es que la sangre se filtra con un balance alterado. La segunda, es que el cuerpo no recibe los nutrientes necesarios para mantenerse saludable.

9.- Deshidratación:

El agua es una sustancia indispensable para el buen funcionamiento de los riñones y muchos otros órganos. Al padecer de deshidratación, este organo empiezan a fallar en su labor, lo que afecta nuestra salud. Literalmente, el agua desprende todas las impurezas y los desechos del organismo, especialmente de los riñones.

10.- Exceso de proteína:

Las proteínas no son acumuladas dentro del cuerpo como sucede con la grasa. Toda la proteína que consumamos será procesada por los riñones. Por lo tanto, al excedernos en su consumo, también hacemos que los riñones se excedan en su trabajo. En el peor de los casos, este órgano no podrá procesarla toda y se formarán piedras.